Un día el amor se termina  y por más que lo intente, llega  lo inevitable: una ruptura. Pasar por medio de este  proceso es tan difícil  que incluso puede afectar tus relaciones personales y añadir  conductas de riesgo, ya que muchas personas  suelen caer en alguna adicción como medida para escapar de ese trago verdaderamente amargo. Hombres y mujeres viven este proceso de forma  distinta, sin embargo la ciencia explica a quién de los dos  le duele más.

Aunque los dos  atraviesen  por un proceso demasiado  doloroso, las mujeres son las que sufren mucho  al momento de pasar  por una ruptura amorosa; así lo demostró  una investigación hecha  por expertos  de la Universidad de Binghamnton y de la Universidad Colegio de Londres.

Para llegar a esta conclusión, los científicos trabajaron con 5 mil 705 individuos  distribuidos en 96 países para medir  el dolor físico y emocional al finalizar  una relación en una escala del 1 al 10, en donde 1 es igual  a que no sentían nada de dolor y 10 a que era insoportable.

Ads

Las mujeres  reportan niveles elevados  de dolencia física y emocional; sin embargo, la buena noticia es que las mujeres se recuperan mucho más rápido de las rupturas y salir del trago amargo emocionalmente fortalecidas.

Resulta que los resultados de la investigación publicados en el diario Evolutionary Behavioral Sciences muestran  que todo tiene una explicación biológica, en específico, las mujeres  tienen más que perder cuando se asocian  con una persona inadecuada.

Las por mera evolución, son mucho más exigentes para seleccionar  a una pareja, por ende, cuando pierden al hombre que han escogido  como el ideal, resultan más afectadas.

De acuerdo con el estudio, difundida también por la revista de divulgación científica y popular Muy Interesante, posiblemente  ellos sentirán el dolor y la perdida cuando se nota  que están otra vez dentro de la competencia, es decir, en la búsqueda de otra nueva pareja o bien, cuando se dan  cuenta de que ella no regresara  más.

Ads

El estudio revela que, en promedio, para los 30 años de edad, la mayor parte de los seres humanos  pasan al menos por 3  rupturas amorosas; las cuales una de  ellas, revelaron los investigadores, será la que más “nos pegue” y tristemente  dañará nuestra calidad de vida por meses o semanas.

Comprendemos  que es lamentable  cuando una persona  que amas se marcha  de tu vida, por eso, si el proceso te resulta muy complicado, lo aconsejable   es que encuentres  ayuda profesional; cuanto antes estés preparado  emocionalmente mejor.

No trates de  sustituir la pérdida metiéndote  en una relación a pocas semanas de haber acabado  la otra, muchas veces solo buscamos tapar o llenar  ese espacio para no sentirnos en total soledad  y a la larga resulta mucho peor.

Lo mejor es que te tomes tu tiempo para curar esas heridas   y dar  el siguiente paso, solamente  cuando hayas podido  superar  tu perdida; no interesa cuanto tiempo te tome, lo que es importante es que tu corazón esté totalmente preparado  para la otra.

 

 

Ads