Vivimos en un planeta  que a veces se torna al revés, con noticias aterradoras  que cada día  nos impresionan  y nos hacen preguntarnos, ¿qué mundo le estamos dejando  a nuestros hijos? Sin embargo, no todo se encuentra  perdido, y no nos debemos dejar derrotar  por la adversidad, y sobre todo, debemos enseñar a nuestros hijos a ser completamente positivos aunque el panorama pueda tener un aspecto  negativo.

Ads

«Los problemas no van a desaparecer, pero la forma en la que los afrontamos hará que nos quedemos estancados o que podamos avanzar adaptándonos a las circunstancias [o luchando contra ellas], aunque sea despacio. Es la paciencia y no pensar que todo se va a resolver ya. El optimismo está relacionado con la superación de uno mismo», dice  Bárbara Zapico, psicóloga infantil.

Ads

 

“Maneras de educar a  hijos optimistas”

 

  1. Quitarles el miedo al fracaso:

A los niños les cuesta mucho tratar  con el fracaso, pero es un tema primordial por  el cual  debemos enseñarles, pues forma parte del sujeto cada día.

«Para qué voy a jugar el partido si voy a perder», «no merece la pena que estudie, si voy a suspender», «no quiero jugar a esto porque me van a ganar». Son algunas de las muchas  frases que la experta  oye  todos los días en consulta, y reconoce que un error muy frecuente  en los padres es recurrir al chantaje, decirles   que les comprarán algo para que se atrevan a hacerlo.

Muchas ocasiones, por la exhausta vida laboral de los padres, o fácilmente  porque no les gusta, no les dan  tiempo a sus hijos para jugar, y esto es verdaderamente  importante pues de esta forma  es como aprenden que a veces se gana y otras veces se pierde.

Ads

 

  1. Se exigente, no estricto:

Es elemental  trabajar la confianza en sí mismos, y de esta forma  tendrán autoconfianza. «Es muy importante lo que expresamos, decirles que los apoyamos y que estamos con ellos, con independencia de cómo les salgan las cosas», dice  Zapico.

Es bueno colocarles  reglas  y parámetros, más no ser exigentes e imponer pensamientos  o deseos propios. Dejar que los hijos escojan.

  1. Limitar el uso del internet:

Según los profesionales, Instagram es la peor red social para que naveguen los adolescentes, y te mencionamos el  por qué.

Si bien es correcto, según el más actualizado  análisis sobre usuarios y tendencias en las redes sociales, realizado por We Are Social y Hootsuite, demuestra  que los menores entre 13 y 17 años solo representan el 7.6% de los usuarios de esta app; se ha demostrado que el uso de esta red puede provocar  depresión, trastornos de sueño, inseguridad y episodios de tristeza profunda.

Ads

Esto se debe  a que usualmente se muestra una realidad perfecto y de ensueño, y el pesimismo puede ser asociado  con no ser perfectos.

 

  1. No sobreprotegerlos:

Es bueno  cuidarlos, pero sobreprotegerlos es un arma de dos filos. La experta lo dice  como: «un mal que ha triplicado la demanda de los servicios de psicología infantil para niños y que guarda relación con el pesimismo porque significa dar todo menos libertad».

En cambio, debe de existir  una gran  comunicación entre padres e hijos, que les den la seguridad de que los oyes   y entiendes, pero al mismo tiempo aportándoles  confianza de que pueden resolverlo.