Existen muchas personas en el mundo que van con una máscara de amabilidad y empatía sólo para poder seducir a quienes les rodean.

Imagen relacionada

Es así que no es de sorprender que existan relaciones en las que uno de los miembros crea que está siendo amado mientras que el otro sólo quiere estar con esa persona por egoísmo, y entonces no se comporta como una pareja amorosa sino como alguien controlador.

Resultado de imagen para persona controladora

Lamentablemente, algunos piensan que controlar es una manera de amar, pero no es más que una enfermedad que demuestra la enorme inseguridad que siente quien controla, aunque quien es controlado no escapa de padecer un gran malestar psíquico.

 

Quien controla es conocido como el co-dependiente, y domina a su pareja de manera agresiva o de manera aparentemente compasiva. Su inseguridad le mueve desesperadamente a buscar maneras de sentirse seguro, y entre ellas está el acompañarse con alguien que parezca depender de él.

Ads

 

Una relación llevada de esta manera tarde o temprano deriva en conflicto.  ¿Cuál sería la solución, entonces, o la manera de evitar esto? Antes de iniciar una relación, debemos ser conscientes y revisar si nos amamos a nosotros mismos los suficiente como para poder amar a alguien más.

Resultado de imagen para amor propio

Luego de ello, podremos ver más claramente si la persona a quien amamos siente algo verdadero por nosotros y está dispuesta a luchar en pareja para crecer o si sólo nos usa, así sea de manera inconsciente, para dar sostén a sus inseguridades.

 

Y no creas que esto sólo ocurre a nivel romántico: también pasa a nivel familiar, laboral y de amistad. Es más grande de lo que crees, así que si te amas primero lo demás vendrá por añadidura.

Ads