Nos pueden resultar  extraño (e incluso excesivos) las diferencias  físicas que captamos  en algunas relaciones de parejas. Aunque no le hallemos  lógica algunas  a su elección, comprendemos  que, a veces, dos sujetos  distintos, ya sea tanto  físico como emocional, hacen un mejor equipo al momento de mantener una relación amorosa.

Ads

 

¿Los hombres pocos agraciados hacen realmente feliz  a una mujer?

 

  1. Mujeres muchos más felices:

La Universidad Estatal de Florida elaboro  una investigación que involucró a 113 parejas recién casadas. Lo necesario  para poder  participar en ese análisis se trataba  en no llevar más de 4 meses viviendo en matrimonio y tener una edad aproximadamente a los  20 años.

Ads

El resultado demostró que  la investigación establece que los hombres más hermosos  tienden a mejorar su aspecto  cada vez más, ocasionando  en sus parejas una gran motivación que, en algunos momentos, podría volverse  en un problema de salud por el nivel de estrés que les podría desarrollar  no sentirse atractivas al igual que sus esposos.

A cada persona que participaba en la investigación  se le solicitó responder  un cuestionario. Las respuestas arrojaron  datos  sobre su gusto por la comida y, de modo general, sobre qué tan a gustos  estaban con su peso y aspecto físico.

Posteriormente, la Universidad Metodista del Sur, en Texas, y la Universidad Estatal de Florida, se enfocaron  a estudiar unas imágenes  en las que se podía observar  el cuerpo completo de cada participante del estudio. La primera casa de estudios se orientó  en el atractivo rosto  de las parejas y, la segunda, en el del cuerpo.

Ads

 

  1. La perfección no importa:

Cuando una mujer se siente completamente  segura, y su pareja ayuda en fortalecer esa confianza, no existe para nada la obsesión de tener un espejo cerca. La presión por verse  perfecta se reduce  considerablemente en comparación con una pareja amorosa  que solo se  preocupa mucho por su apariencia física. Las dietas extritas para  adelgazar pasan a segundo plano en las prioridades de las mujeres, y esto influye en su conducta   social y en la manera  en la que sobrellevan las relaciones.

La investigación  demostró  que las mujeres  que establecen  una relación con una persona  de aspecto  más atractiva pueden generar  trastornos alimenticios u otros tipos de problemas de salud, según la aptitud de su pareja. Se considera muy  importante que los maridos  sean firmes y les recuerden frecuentemente  a sus esposas lo bella  que son.

 

  1. No existe la competencia con otras mujeres:

Uno de los resultados más resaltable en esta investigación  fue el que arrojó que las mujeres que establecen relación con hombres hermosos  sienten mucha  presión por estar en el mismo escalón  de apariencia que estos.

Esto no pasa  con mujeres que tienen  relaciones con hombres muy  poco atractivos, debido a la confianza que alcanza  construir por el cuidado que su pareja les aporta. No consideran para nada importante estar en competencia física con otras mujeres y esto las lleva a la alegría, porque no se preocupan por verse mejor que sus maridos u otra persona. Sencillamente  gozan  su relación.

 

Ads
  1. La seguridad le gana a la apariencia:

Probablemente  te has preguntado cómo puede ser posible que una mujer que consideras hermosa  este  con un hombre que te parece muy poco atractivo. En numerosas  relaciones, la madurez de un sujeto y la  aptitud con la que se desenvuelve se trasforma  en factores sumamente atractivos para comenzar  una relación. Muchas personas  pueden llegar a considerar al físico como el detalle más fundamental  para que un individuo  escoja  a su pareja. Sin embargo, si una mujer se siente completamente  atraída por la seguridad que le transmite un hombre, el aspecto podría ser ignorada totalmente.