Cuando la conocí me obsequio  la mirada más serena  que alguien pudiera entregarte, me dedico  su tiempo y eso es algo que a ninguna persona  se le dé vuelve, me ofreció  sus hombros para llorar; me entrego  sus consejos, su apoyo, sus secretos, su críticas, sus chistes y sus risas.

Ads

Me oía  cada vez que ese mismo hombre  me partía  el corazón y, a pesar de que me quería, siempre tenía una palabra  de aliento para curar  mi  corazón. Se preocupaba mucho  como yo hubiera querido que él se preocupara. Quería que al menos él  fuera la mitad de lo que era ella.

Memorizó cada cosa  sobre mí, y aunque hice lo mismo con ella, no logre enamorarme. Siempre estuvo  junto a mí  y yo también estuve al suyo, pero no logre sentir lo mismo que ella sentía por mí.

Éramos una para la otra, sentía  una gran comodidad la cual con ninguna persona había sentido  y puede sonar algo  duro  pero yo no podía corresponderle de la misma mujer ya que, ese hombre perfecto que yo pensaba, era mujer.

Ads

Le doy las gracias  por cada  segundo del día  estuvo  conmigo, puedo decir que la amo con locura, pero no tanto  como ella me amó. Te pido  perdón, ella era todo lo que buscaba en un hombre, pero no logre enamorarme.