La menstruación en si es  un trauma que por el cual  nos han obligado a tomarlo como tal, no por sí mismo. Muchos  mitos se han tejido en torno a este proceso natural y lo han transformado  en algo sucio, indigno e incluso humillante. Quizás a nadie le guste reglar, para ningún individuo es grato tener un chorro de sangre entre las entrepiernas cada mes durante determinados  días. Sin embargo, si a esto le añadimos  todos los prejuicios que se han encargado de imponernos, finalizamos  odiando este proceso y a nosotras mismas. Sin embargo, la ciencia ha  desmontado  esos terribles  prejuicios y recientemente, terminó con uno de los más grandes.

“Dato que la ciencia ha derrumbado acerca del mito de la menstruación”

 

Ads
  • La menstruación no altera la mente de las mujeres:

Así lo expreso   un estudio dado a conocer por Frontiers Media, donde concluyó que “No existe una asociación consistente entre los niveles hormonales de las mujeres, en particular el estrógeno y la progesterona con la atención, la memoria de trabajo y el sesgo cognitivo”. Es decir, no es verdad que durante el  periodo, los procesos metales padecen de  alguna alteración.

En el estudio participaron 5 especialistas de distintas  universidades europeas, instituciones de Alemania, Suiza e Italia, entre otras. La diferencia entre este y otros estudios sobre el tema, es que en el más actual se consideraron dos ciclos, y en los anteriores, sólo uno, por lo que se pudo encontrar  que las diferencias eran más bien circunstanciales.

El estudio llamado “Falta de asociaciones entre los niveles hormonales femeninos y la memoria de trabajo visuoespacial, atención dividida y sesgo cognitivo a través de dos ciclos menstruales consecutivos” condensa los datos  recabada a partir de la investigación  de 68 mujeres que estaban  bajo observación. Ninguna de ellas manifestó  un cambio notorio.

En entrevista para la revista MIC, Brigitte Leeners, una de las expertas participantes en el estudio argumento: “en la medicina, no es como la matemática. Siempre hay excepciones, Siempre hay hombres o mujeres que son más sensibles a algo. No es una norma tan estricta en la naturaleza como en la física”.

Ads

La susceptibilidad emocional que vivimos en nuestros periodos no son determinantes ni exclusivos de las mujeres. Hay  muchos otros componentes  que atribuyen  a un estado de ánimo fluctuante y sensible.

Muchas  veces hemos oído  cosas como “es que se encuentra  en sus días” o “seguro le está bajando”, frases que utilizan  las personas a nuestro alrededor para señalar  que las mujeres estamos “locas” en “esos días”. Eso es sólo un prejuicio un tanto  machista que no sólo acrecienta el de por sí incómodo momento de la menstruación hasta volverlo  en algo totalmente  desagradable, sino que se iguala  en un enojo  contra nosotras mismas, nuestro cuerpo y nuestros procesos naturales.

Reconciliarse con la propia menstruación, puede convertirse  un acto complejo y complicado  y esto se debe  a toda la carga de prejuicios que a su al rededor. Sin embargo, desmontar esta clase de mitos ayuda, sin duda, a eliminar estas aseveraciones.