Debemos comprender la diferencia entre el enamoramiento y el amor verdadero. Muchas personas cuando están enamoradas piensan que es el verdadero amor, pero no es cierto. El enamoramiento comprende un conjunto de ideas y emociones, que tenemos sobre alguna persona. Se trata de la idealización que le damos a esa persona que nos gusta. Está incluso involucrado un proceso hormonal, que nos lleva a la seducción, el galanteo y la fantasía, pero no se basa en hechos reales o al menos tangibles o de trascendencia.

No estamos hablando, que el enamoramiento no tiene importancia, esta fase puede transformarse en un amor verdadero, pero debemos tener presente la diferencia entre ambos procesos.

El amor verdadero, supone el compromiso de aceptar al otro, tal cual como es y conocer sus fallas y aciertos. Es un proceso más profundo, que trae consigo el compromiso y la realidad. Cuando se ama verdaderamente a alguien, conoces todo aquello de esa persona y asumes los pros y contras de estar con ella.

El amor verdadero es honesto y sus bases se sientan en fortalecer ese sentimiento cada día. Es un dar y recibir. Como todo proceso involucra el aspecto espiritual de cada persona y los valores que están tengan.

Es una realidad tangible y no es efímera. Cuando conoces realmente a una persona, el enamoramiento se disipa y entra la gran lucha entre el amor y la razón. En ocasiones el amor verdadero no sabe de lógica, pues puedes llegar a amar tanto a una persona, que apuestas a su felicidad aun cuando no sea contigo. Es desprenderse de egoísmos y empezar a pensar que son un equipo. Esto no pasa en el enamoramiento.

En el amor verdadero también existe la posibilidad de enamorarse cada día, y reinventarse a lo largo de la relación. Es el amor lo que hace posible que veas el gran amor de tu vida, todos los días en la misma persona, en los mismos ojos, en la misma sonrisa.

Ads

Posted by Utópico on Wednesday, May 10, 2017