Se debe tener mucha responsabilidad al momento de usar las palabras, no debemos andar por ahí  diciendo  absolutamente todo lo que te llega  en el  pensamiento, sin poner  ninguna clase de filtro, sin medir  las consecuencias de lo que expresamos y sin localizar  la manera  más oportuna y asertiva de mencionar  las cosas.

Ads

Obviamente  no debemos  silenciar   lo que necesitamos expresar, no obstante, debemos tener bien en claro  los propósitos de nuestras propias  intenciones y de los efectos que podemos ocasionar.

Ads

Pues bien  toda persona posee  una parte que  actúa desde el ego y desde ahí  son válidas múltiples  cosas, que no necesariamente coinciden con lo correcto.

Es verdad  que en distintas ocasiones decimos algo en cual no  esperamos  un efecto en sí, sino que “inconscientemente” en un momento nos pareció relevante expresarlo, pero si esto provoco  consecuencias muy negativas para los demás  o para nosotros mismos, en algunos  casos tendremos la oportunidad de revertir ese cuyo  efecto provocado.

Es bueno que antes  de decir algo  debemos realizar  un ciclo mental, sobre todo cuando lo que vamos a expresar  involucra a otros, cuando los efectos no son simplemente  sobre nosotros, sino que puede ocasionar  daños colaterales a otros individuos.

Las palabras son una herramienta muy poderosa la cual debemos saber utilizar de forma adecuada y concientemente, esta herramienta puede generarte o generarle a una persona muchas cosas tantas positivas como negativas, es por ende que debemos saber usarlas  de manera responsable.