La psicóloga, Theresa E DiDonato explica que, desde un punto de vista evolutivo, la fecundidad de una mujer promueve la transmisión de genes, y si fluctúa según la edad, ciertas edades deberían ser particularmente atractivas para los hombres. En general, las mujeres alcanzan la máxima fertilidad a mediados de los veinte (20) años.

La fertilidad disminuye, pero se mantiene hasta principios de los treinta (30) años y luego disminuye considerablemente hasta la menopausia. Esto sugiere que los hombres son propensos a experimentar un mayor interés romántico por las mujeres en ese rango de edad.

La evidencia empírica se suma al argumento general de que los hombres favorecen a las mujeres más jóvenes. Los hombres jóvenes parecen desear mujeres un poco mayores, a medida que los hombres envejecen, generalmente buscan parejas que son cada vez más jóvenes que ellos mismos (es decir, dirigidas a la máxima fertilidad).

Ads

Los registros de matrimonio de varios países, incluido los EE. UU., muestran una clara tendencia en que los esposos suelen ser mayores que sus esposas. Los hombres también experimentan tendencias relacionadas con la edad en su atractivo para las mujeres.

Desde una perspectiva que ha evolucionado con el tiempo, en la actualidad, la capacidad de los hombres para adquirir y mantener los recursos promueve la supervivencia de los descendientes y, por lo tanto, si esta capacidad está relacionada con la edad, ciertas edades para los hombres deberían provocar la atracción de las mujeres.

Históricamente, la productividad y recolección de los hombres probablemente alcanzó su punto máximo alrededor de los treinta (30) años; los datos del Censo moderno son consistentes y muestran que los ingresos de los hombres alcanzan su nivel más alto en sus mediados de los cuarenta (40) y principios de los cincuenta (50) años.

Aunque hay que reconocer que la edad es un predictor menos perfecto del valor reproductivo para los hombres aquí que para las mujeres.  La evidencia empírica también se ha acumulado en apoyo de las preferencias de las mujeres para los hombres mayores y, como podría esperarse, los datos a menudo se superponen con los datos que respaldan las preferencias de los hombres.

Ads