Todos ser humano puede tener a su  alrededor a una persona  manipuladora, que bajo el aspecto de individuos  agradables son  muy nocivos en nuestras vidas.

Ads

Son seres  que bajo el  aspecto de simpatía, alegría y amabilidad, tratan sin que nos demos cuenta de dominarnos  y manejarnos  en nuestras decisiones, y hasta es algo complicado de identificarlos. Pero, nada es imposible en esta vida.

  • Contacto visual y corporal anormal:

El contacto visual que produce una persona manipuladora es  algo  forzado, puede ser largo e incómodo  por completo. Esa cualidad  es  alarmante, ya que  delata un propósito el cual ocultan, nos observan  como intentando  con la mirada de que cambiemos  nuestras palabras, nos quieren inducir. Quieren que realicemos  lo que ellos desean.

  •  Repetitivas Demandas:

Estos cuando tienen un pensamiento harán todo lo posible para ir  construyendo cuyo   pensamiento  en la mente de las otras personas. Y esto lo harán frecuentemente, van a  ir   influenciando y tratando de convencer a la otra persona  hasta lograr que cambie su postura o parecer y finalice  haciendo  la acción que el manipulador  ha pretendido.

Ads
  • Te sientes mal al hablarles:

Puedes que sientas  confusión, junto con  angustia, con enojo  al establecer  una conversación  con esta clase de  personas, sentirás que te llenan  de pensamientos y emociones  negativas, poco frecuentes en tu comportamiento.

  • Te sientes presionado:

El gran aliado para una persona manipuladora son  las palabras. Las usan  de manera  bien al momento de  persuadir. Si al individuo  que están  manipulando no tiene poder de discernimiento, y mejor presa será el que le haga complicado de  decir no como respuesta.

  • Conversaciones unilaterales:

Esconde de forma increíble sus  verdaderas  intenciones y se ven  completamente  seguros en cualquier tipo  de conversación, no quitan  tampoco su cuota de agrado y simpatía  para que te sientas bien y puedan orientarte  a su imposición oculta.

Ads