Quedarse callado en ocasiones es lo más adecuado. Esta es una idea contradictoria para el título. En esta ocasión, hablaremos de lo importante que es hablar, expresarse y evitar esos momentos de silencio que se almacenan en modo de rabia y frustración en nuestro interior.

Ahora bien, las razones por las que debes decir todo, o al menos casi todo.

  1. Responsabilidad:

Decir todo lo que piensas te hace ver como una persona responsable de tus propios argumentos. Además, nos hace tener más confianza y estar en paz, quizá, no con el resto, pero sí con nosotros mismos.

Ads

Es importante que, antes de emitir una opinión, tratemos de asegurarnos de que esta esté lo más cerca posible de la realidad.

Esto es para que cada opinión esté sometida a un menor riesgo de crítica o de estar errónea. Recuerda, si no existe la certeza sobre algo, trata de dejar en claro de que lo que dices, es una opinión y solo eso, por lo cual puede estar sometida a discusión, al menos que poseas hechos para respaldar lo que comentas.

  1. Domina tu voz.

Decir lo que piensas te ayuda a dominar tu tono de voz, esto es porque no sientes la presión de todas tus ideas acumulándose dentro de ti y puedes expresarlas de manera más amena y amable. Además, dominar tu voz es expresarse con argumentos lógicos y no algo sacado desde la mera emoción.

  1. Demostrar quién eres.

Una de las razones más fuertes para decir lo que piensas, es que dejas en claro quién eres en realidad. Somos lo que hacemos y decimos, y expresarnos nos ayuda a no dejar lugar a las malas interpretaciones de nuestras ideas.

  1. Sinceridad

Por otra parte, es importante que lo que digamos sea acorde y fiel a lo que realmente pensamos. No por ello, una opinión será verdadera y es por eso que nuestras ideas deben tratar de acoplarse siempre a la realidad, para evitar equivocarnos y si, esto sucediese, debemos siempre disculparnos.

Ads
  1. Evitar malos entendidos.

Finalmente, no decir nada deja a la libre interpretación muchas cosas, por eso, es indispensable que no dejemos lugar a las malas interpretaciones de las cuales pueden generarse más discusiones.