No todos creen en esto de la toxicidad del hogar. Algunos lo ven como supersticiones tontas, pero, para otros, la realidad es que cada cosa que hay a nuestro alrededor, es fuente de energía y vibras y que nuestro cuerpo, mente y alma, es susceptible a ello.

Uno de los ejemplos más claros de la toxicidad del hogar, se ve por medio de algo tan material como lo es el desorden, pero, incluso, los psicólogos respaldan la relación entre el desorden en el hogar y el estado mental de las personas.

Incluso, dependiendo de la manera en que tu desorden u orden esté hecho, tu estado mental será de una u otra manera.

Ads

Para las personas que, por ejemplo, tienen la cama destendida, basuritas por doquier, el piso sin barrer, y comida podrida en la nevera, sin mencionar la ropa tirada por todos lados, para estas personas, se suele diagnosticar un estado depresivo o de ansiedad de leve a moderado, dependiendo de la cantidad de desorden que haya.

Así pues, podemos empezar hablar sobre estos 5 hábitos que contribuyen a la toxicidad en el hogar, empezando por explicar el tema del desorden.

 

  1. Desorden:

Para el feng shui, el desorden, acumula malas energías y estanca a las personas. Para los psicólogos, el estrés excesivo es una de las peores consecuencias de amontonar cosas sin un orden específico, siendo reflejo de la negatividad y depresión que la persona atraviesa.

Ads

La mejor manera de liberarse de estas malas emociones, es tomando tu escoba y empezar a limpiar. De apoco sentirás como las cosas en tu cuerpo y mente, se van despejando.

  1. Gritos:

Casi ningún hogar está libre de la presión de los gritos de padres, parejas e incluso niños…

Sea cual sea la procedencia, el grito forma parte de la contaminación sónica e intoxica el hogar. El silencio es importante, pero incluso, el silencio en exceso es ensordecedor.

El punto es que haya un equilibrio que no altere la armonía del hogar.

  1. Desvalorización.

No es lo mismo ser inconforme a desvalorizar. La inconformidad es en parte, aquello que nos motiva a ir por más en el buen sentido.

Ads

Sin embargo, no podemos dejar de valorar aquello que sí podemos tener, porque cada una de esas cosas en el hogar, se obtuvieron por medio del esfuerzo y al desvalorizarlo, también dejamos de valorar nuestro empeño.

 

  1. Drama:

Un hogar lleno de drama se vuelve, pronto, en un lugar del cual queremos escapar. El drama exaspera y colma al hogar de una tensión de la cual debemos escapar.

  1. Personas indeseadas:

Finalmente, las personas son la mayor fuente de toxicidad. En ocasiones, sobre todo cuando decidimos dar en alquiler algunas habitaciones, solemos llenar la casa de malas vibras por personas tóxicas y dañinas.

También, incluso si se trata de familia, hay que ver cómo lidiar con ellos, pues es tu hogar y no debes permitir que, por los problemas de una sola persona, se perturbe la paz bajo tu techo.