Los gatos siempre han estado envueltos en el misterio. La compañía de estos animales, adorados por gran parte de la sociedad, tiene algunos beneficios interesantes como su aportación de tranquilidad y armonía en nuestra vida.

Según ha confirmado la ciencia, tener un gato de mascota trae muchos beneficios en la vida:

  1. Sus ronroneos son sonidos que usan para curarse a sí mismos y estar con ellos beneficia la salud: Las frecuencias de estos sonidos pueden igualar a las que son curativas, logrando ser una buena terapia para ellos mismos (como forma de aliviar sus molestias) e inclusive para las personas que están a su alrededor, haciendo que se sientan más relajadas.

Además de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, también mejoran la función pulmonar de personas con problemas respiratorios. Sus ronroneos pueden liberar el estrés y calmar ante una crisis nerviosa.

Ads

Esta vibración sonora estimula la curación de tejidos, especialmente en lesiones que afectan a tendones y músculos. También reducen el dolor y ayudan a incrementar la densidad ósea. Un estudio determinó que la convivencia de gatos con los niños, en su primer año de vida, disminuyen las posibilidades de tener infecciones respiratorias y de oídos, porque protegen y refuerzan su sistema inmunológico.

  1. Hacen sentir tranquilo, reducen ansiedad y acompañan en momentos malos: Algunas investigaciones han determinado que la posesión de un gato, o alguna otra mascota, puede liberarnos del estrés y la ansiedad, lo que disminuye la presión arterial y reduce la frecuencia cardíaca, haciéndonos sentir más relajados y sin preocupaciones.

En una investigación, se ha descubierto que los gatos son una fuente de compañía constante (83%), siempre están ahí cuando los necesitan (67%) y puede encontrarse en ellos un apoyo emocional en momentos de dificultad.

Por otro lado, un estudio ha determinado que tener mascotas en casa logra elevar nuestra autoestima y elevar nuestro nivel de endorfinas, las cuales están relacionadas con nuestro sentido de bienestar.

  1. Traen alegría a la vida y hacen reír: Un estudio determinó que ver videos de gatos en internet se ha convertido en uno de los pasatiempos más populares, debido a las emociones que surgen después de verlos, generando un estado de ánimo positivo y con más energía a las personas que interactúan con ese tipo de contenidos.

Otra investigación arrojó como resultado que, después de disfrutar de este tipo de fotos y videos, se aumentaba la productividad en las actividades posteriores de la persona.

  1. Pueden ayudar a que las personas con autismo se comuniquen: Se ha demostrado que la terapia con animales es una de las herramientas que pueden ser de utilidad debido a que los pacientes sienten una conexión más fuerte con los animales.

Un estudio descubrió que los niños que tienen una mascota se sienten más tranquilos y son más sociables que los que no la poseen. Al acariciar a un gato, los niveles de oxitocina pueden elevarse e incrementar la confianza y el amor del vínculo.

Ads
  1. Tener gatos puede reducir las alergias (sobre todo en niños): Un estudio encontró que los niños menores de un año que tienen un gato como mascota durante su crecimiento, tienen menos probabilidades de desarrollar alergias.

Se plantea que la compañía de mascotas al principio de la vida puede evitar que más adelante surja una alergia a animales o se desarrollen problemas como la alergia al polvo.