Las rupturas amorosas  dejan en el ánimo de la persona un deseo de reflexión en torno a las causas de lo sucedido. Sin embargo, en este momento tan emocional, también se presentan  pensamientos  que muestran una visión desdibujada de la realidad.

Ads

 

“Algunas creencias falsa sobre las rupturas amorosas”

  1. La ruptura no se produce en un solo instante:

En muchas de las  ocasiones, una ruptura no es el resultado obtenido  de un hecho que indica  un punto de inflexión en el amor. El adiós suele ser el efecto de la elevación  de elementos  que pesan negativamente en el equilibrio  de quien interpreta el contexto general de la historia. Una persona puede tener la idea de una  ruptura durante meses o semanas antes de dar el paso de mencionar  su decisión.

Ads

En la mayoría de los sucesos, un hecho se vuelve  en el detonante definitivo para tomar la decisión luego  de haber estado valorando esa posibilidad a un nivel teórico.

 

  1. Buscar culpables externos a la relación:

Una relación es un tema de dos personas. Sin embargo, el dolor de poder asumir este final puede ocasionar  que los integrantes de la relación  prefieran buscar responsabilidades en circunstancias externas. ¿Cuál sería  el efecto negativo de esta creencia? Que no deja  obtener  una lección de aprendizaje a quienes no actúan como responsables de sus decisiones.

Ads

Otra posibilidad es volver   a la pareja responsable de lo sucedido cuando, en la mayoría de los casos, esta situación es la suma de acciones desarrolladas  por ambas partes.

 

  1. La añoranza no siempre es una forma de amor:

Es muy normal  que después de haber compartido tiempo con una persona, el espacio que ha dejado en tu vida desarrolla  una influencia de melancolía. Este modo de echar de menos forma parte del propio capítulo del duelo en el que el adiós genera  transformaciones  evidentes en la situación presente del sujeto  respecto al pasado más inmediato.

 

 

 

Ads