Pasar por un mal momento en el que nuestro corazón resultó roto, resulta lo más difícil que podamos experimentar, pero no es imposible superarlo y aprender de ello.

La vida es de altibajos: un día podemos sentirnos la persona más feliz del mundo, y al rato es posible sentirnos tan triste, que duele hasta el alma. Sin embargo, la vida sigue siendo hermosa, y tarde o temprano terminamos superando lo que alguna vez nos hizo daño, y mejor aún, tenemos la oportunidad de aprender de eso.

Y aunque haya veces en las que parezca imposible poder dejar atrás el dolor y sentirnos mejor, siempre hay una luz al final del túnel, y después de lograrlo, nos habremos convertido en personas fuertes, y estaremos listos para amar de nuevo.

Ads

Para que este proceso sea más llevadero y los resultados sean los mejores, estos consejos lograrán curar nuestro corazón destrozado, y podremos encontrarnos a nosotros mismos.

  • Ir al cine solos: No tiene nada de malo ir sin compañía a disfrutar de una película al cine, y además, nos resultará de mucho beneficio, ya que podremos aflorar nuestros sentimientos toda la función, sin que nadie nos diga nada.
  • Leer un buen libro: Los libros son la mejor medicina para curar un alma herida, así que tratemos de elegir el indicado que nos ayude a sobrellevar el momento.
  • Convivir estrechamente con nuestra madre: Las madres siempre estarán para nosotros, en los momentos que más las necesitemos. Demostrale nuestro amor y disfrutarla como nunca sera la mejor medicina.
  • Disfrutar de nuestros conciertos favoritos: No hay nada como disfrutar de la energía y alegría de un concierto, donde podemos ser nosotros mismos, brincando, bailando y cantando a todo pulmón. Los conciertos son la mejor elección para sanar el alma.
  • No descuidar la imagen: No dejemos que una mala experiencia afecte nuestra imagen y estado emocional. Mantenernos en forma, cambiar de look, arreglarnos las uñas, compra ropa nueva, etc. El vernos bien, siempre nos levanta el ánimo.
  • Tener un fin de semana con nosotros mismos: Desconectarse de todo y de todos. Salir de la rutina y alejarse unos días de lo que nos ata a ese sentimiento. Dedicar nuestro tiempo al amor de nuestra vida: NOSOTROS MISMOS.
  • Apoyarse en los amigos: El efecto que tienen nuestros amigos en nuestras emociones, no lo tiene nadie. Apoyarnos en ellos y descubrir que estarán con nosotros en las buenas y en las malas. Ellos siempre nos harán sentir mejor.
  • Llorar a solas: Llorar es lo más natural del mundo, y también es lo más liberador. No debemos reprimirnos por nada. Por eso, nos cae bien tomarnos un momento a solas para sacar todo el dolor que hay en nuestro corazón.
  • Bailar: También debemos de despejarnos y eliminar nuestro dolor a través del baile.
  • Hacer maratón de películas infantiles: Recordar nuestra infancia nos trae buenos recuerdos, y nos ayuda a enfocarnos en una época feliz de nuestras vidas. No se trata de evitar pasar por ese momento, sino vivirlo de manera más amena.