Cuando el amor se va de nuestras vidas entramos en una especie de negación. Comenzamos aislarnos y refugiarnos en un mundo donde sólo existe el ayer. En una situación que nos condena a la ilusión falsa de esperar aquello que ya no sucederá.

Ads

Mucho de nosotros cuando perdemos a un amor, estamos condenados a extrañarlo. Porque en una etapa de nuestra vida esa persona fue muy importante, compartimos varias cosas juntos; momentos buenas y malos. Cada día sentías que lo conocías más, que podías confiar en esa persona y que cuando estás junto a esa persona siempre todo está bien, tiene un mejor sentido.

Ads

Pero al terminar ese amor, a pesar de la etapa de duelo que tienes cuando se va un amor, a pesar de la reflexión profunda que has tenido en ese tiempo. Quieres que esa persona vuelva a ti, te has acostumbrado tanto estar a su lado que ahora todo te parece extraño. Te sientes vacía, te sientes desorientada, como si todo estuviera perdido. Ahora estás sola, no tienes nada que te sostenga la mano y te sientes perdida, en busca de un camino que por un instante lo hiciste con esa persona, pero ahora te encuentras sola sin ningún rumbo, sin ninguna vía que te guíe hacia dónde ir.

Y es ahí cuando comienzas a anhelarlo, a quererlo tenerlo cerca, a conseguir su amor y estar de nuevo como estuvieron en un inicio, juntos otra vez. Pero ese tipo de pensamiento sólo te hunde más, ya que si han terminado esa relación es porque las cosas no estaban bien, así que será muy difícil que esa persona quiera regresar en donde en un momento se sintió mal y donde no se sintió cómodo.

Sé que será muy difícil salir adelante y que pasará mucho tiempo para salir adelante. Puede que aún no te des cuenta lo que vales y lo importante que eres. Pero el tiempo te ayudará a conseguir ese consuelo hacia uno mismo. En un momento te sentirás bien contigo misma, sentirás que puedes hacer todo por tu cuenta y que no necesitas a alguien más para salir adelante. Comenzarás a descubrirte poco a poco y darte cuenta que eres más fuerte de lo que pareces.

No te mentiré, siempre puede que lo extrañes y lo quieras mucho. Porque fue alguien importante en tu vida, que será muy difícil sacártelo del corazón. Personas que nos marcan se quedan para siempre, pero como un lindo recuerdo de lo que fue y que estuvo bien que ahí quedara, porque ahora sabes que no iba a funcionar si seguían juntos. Que ahora todo está bien, cada uno por su camino. Cada uno haciendo su vida como mejor le parezca.

Ads