El síndrome del hombre irritable es un estado de hipersensibilidad, ansiedad, frustración y enojo que ocurre en los hombres el cual está fielmente asociado con cambios bioquímicos, fluctuaciones hormonales, estrés y pérdida de la “identidad masculina”.

Es muy poco conocido pero es bastante común. El término es reciente pero, no obstante, refleja una realidad que está relacionada con el balance hormonal y la encrucijada socioemocional con la que tiene que lidiar esa persona justamente en este periodo de su vida.

Hoy te mostraremos 5 claves para comprender este cambio hormonal en los hombres:

La claves

  1. Fluctuaciones hormonales

Esto hay que tenerlo en cuenta porque la testosterona es en parte la culpable de comportamientos como la agresión, la competitividad e incluso la violencia. Según Diamond: “sabemos que los hombres con niveles de testosterona que son demasiado altos, pueden volverse irritables y agresivos. Pero investigaciones recientes muestran que la mayoría de los problemas hormonales en los hombres son causados ​​por niveles de testosterona que son demasiado bajos“.

  1. Cambios bioquímicos en la química cerebral

Otra sustancia que es responsable de la serotonina. Tal y como se reporta en algunos estudios, una de las causas más frecuentes de bajos sus bajos niveles es la alimentación y los hábitos para consumir alimentos. Judith Wurtman, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, encontraron que una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos puede provocas mayor irritabilidad en los hombres.

El consumo de alcohol también puede ser influyente para aumentar estos niveles y su consumo crónico puede disminuirlo drásticamente, lo que puede generar estados depresivos, antojos de carbohidratos, trastornos de sueño e irritabilidad.

  1. Aumento en el estrés

Para el cuerpo humano, el sinónimo de estrés es “cambio” ya sea bueno o malo. Una mudanza, cambio de trabajo, ampliación en la familia, entre otras situaciones que pueden ser maravillosos y positivos. Sin embargo, puede que esto genere tensión y, con ella, se incrementan los estados emocionales como angustia e irritabilidad.

  1. Cambios en roles de identidad

La sociedad cambia constantemente y actualmente la educación y la información que recibimos sobre roles de género que se supone debemos desempeñar, pueden llegar a ser algo confusos. Por ello, es bastante común que en un entorno en el que se vive con doble moral cuesta asumir y actuar en consecuencia en pro de una libertad personal.

  1. La imperfección del amor

La irritabilidad aumenta cuando se está desconectando a la pareja. Como sabemos, esto es bastante habitual en nuestras relaciones, pues muchas veces la rutina, estrés, pérdida de comunicación, comprensión y duelos personales se juntan para generar distanciamiento emocional con nuestros acompañantes de vida.