La primera etapa de una relación es muy significativa. Sin embargo, en ocasiones la relación no prospera en positivo, más si el inicio está deteriorado, eso hace que al pasar el tiempo se complique la relación.
Estos son las situaciones negativas que puede hacer que la relación termine mal.

Expectativas desmedidas de recibir

Hay personas que quiere cariños, pero de una forma extremista, tanto que hace que su pareja no cumpla con las expectativas que desea.
Esta actitud es negativa porque puede cerrar las puertas incluso de una potencial relación feliz en la que todo funciona de un modo positivo, sin embargo, ante esa perspectiva de negatividad, esta actitud rompe con la buena suerte del vínculo.

Desmotivación antes de comenzar

Las relaciones suelen iniciar con buenas expectativas, pero hay algunas que comienzan a dudar y tener miedo de la relación sin haber comenzado un día junto. Y esto hace que mate el sentimiento. De este modo, la persona se desmotiva antes de implicarse en esa historia.
En ocasiones, la evitación de la implicación afectiva en una nueva historia muestra un miedo más profundo de temor al compromiso real y que esa historia no sea como se lo imagina. Es decir, esta forma de actitud es un aparente mecanismo de defensa del que la persona no siempre es consciente.

Una huida para olvidar al ex

A veces, suelen comenzar relaciones muy rápidas, sólo para querer pasar la página definitiva del pasado y olvidar a su ex. Sin embargo, esto a la larga llega a perjudicar porque se han metido con la persona no porque la querían sino porque querían olvidar a alguien.

Si no estamos seguros de lo que sentimos preferible no aceptar la relación, es mejor tomar nuestro tiempo, pensarlo bien y luego aceptar con seguridad. Para poder disfrutar de lo bonito que es estar en pareja.