Queramos o no, las personas de las que nos rodeamos terminan influenciando nuestras decisiones en algunos casos, ya sea de forma negativa o positiva. De hecho, no olvidemos que las emociones son contagiosas. Y aunque, nosotros no podemos escoger qué personas nos rodean, quizá por trabajo o familia, debemos procurar rodearnos de personas interesantes y no interesadas.

¿Quiénes son las personas interesadas?

Aunque todos tenemos un lado interesado, hay quienes solo nos buscan porque desean algo y sin embargo no están dispuestas a entregar nada a cambio. Les reconocerás porque son personas que se comportan como vampiros emocionales.

– Son que nunca están conformes con lo que le das. No importa la cantidad de esfuerzos que hayas hecho por satisfacerlas, nunca será suficiente y te lo harán saber.

– No existe un compromiso con la relación y no están dispuestas a dar nada, a menos que reciban algo importante a cambio. La relación pierden su aspecto afectivo para convertirse en una especie de intercambio comercial.

– Se las ingenian para generar en ti sensaciones negativas, como la culpa y la inseguridad. No son personas malas, solo que no saben relacionarse de otra forma.

-Creen que son el centro del universo y su egoísmo les hace pensar que todos deben convertirse en sus “súbditos”.

Si quieres mantener una relación adecuada con ellos, debes hacerles entender que les respetas pero que también esperas que respeten tu individualidad. Marca límites y asegúrate de que no los traspasen.

Imagen relacionada

¿Quiénes son las personas interesantes?

Una persona interesante es alguien que nos aporta mucho desde el punto de vista emocional e intelectual. Estas personas:

– Solo construyen emociones positivas. Te brindan felicidad y están contigo en los malos momentos.

– Te incentivan a crecer como persona.

– Tienen una mente despierta y curiosa siempre dispuesta a explorar cosas nuevas, junto a ti.

– Saben sacar tu mejor faceta a la luz, logrando que seas la mejor versión de ti mismo.

Las personas interesantes no son personas perfectas, pero saben acoger y respetar a los demás, relacionándose desde lo más profundo de su “yo”. Son personas con las que conectas casi rápidamente porque compartes ideas, pasiones y aficiones.

Son personas que resultan interesantes porque no buscan encajar ni agradar a todos, y sus actitudes y puntos de vista representan un desafío para los demás. Además se convierten en agentes de cambio que impulsan nuestro crecimiento.

Busca a gente que vibre, que sepa criticarte sin herirte, gente que persiga sus sueños y contagie su alegría, que no desfallezca, que busquen soluciones y que reconozcan sus errores cuando se equivoquen. Cuando las encuentres, no las dejes escapar y mejor aún si rescatar lo mejor de ellos para crecer como persona también y convertirte en una persona interesante con la que valga la pena pasar el tiempo y comprometerse.

Fuente: ​Rincón de la psicología.