Desde un inicio que te vi intenté resistirme porque en el fondo sabía que me romperías el corazón. Pero al final me aventé al precipicio, te entregué mis sentimientos, me aventuré porque entendí que, de no hacerlo, me arrepentiría y las ganas de agarrarte a besos que acompañaba por siempre.

Empecé a conocerte, me dejé seducir y, con el corazón hecho trizas, puedo decir con orgullo de que no me arrepiento de amarte porque sé que, por un momento, sentiste lo mismo por mí. Ahora ya no quieres saber nada de mí y sé que estás feliz con alguien más.

A veces pienso que la solución es llamarte, escribirte, ir a visitarte, hacer todo lo posible para que te encuentres a mi lado, para pedirte que no seas tú quien me aleje de ti. No puedo seguir así –pienso – Hay cosas que nunca quisiste experimentar, por eso me voy.

Nunca dejaste de compararme con tu ex

Para que conocerme, si nunca te interesó salir de tu zona de confort, siempre comparándome con tu ex. No era fácil complacerte es por eso que ahora sólo quiero pensar en mí.

Vivir conmigo nunca fue una opción

Para ti, yo sólo fui un obstáculo. Sólo fui una persona con quien estar cuando tenías un buen humor. El pretexto de no vivir conmigo, cada día fue más.

Tomarme en serio parecía no importarte

Cuando ella regresó te confundiste. Es ahí en donde serme fiel y tomarme en serio parecía imposible para ti. No olvidaré el día que me dejaste plantada por estar con ella.

Nunca me preparaste mi platillo favorito

A pesar que no me gusta la cocina siempre te satisfacía porque me importabas. Ojala también hubieras hecho lo mismo a mí, pero nunca sucedió.

Siempre teníamos que salir con tus amigos

Mis amigos para ti siempre eran aburridos y conversaciones superficiales. Mientras que yo tenía que aguantar a tu grupo de amigos, así no me cayeran.

El viaje que planeamos juntos fue para ella

Cuando te des cuenta de lo mucho que te he querido, te darás cuenta lo que perdiste. Pero aún sigues con ella, nuestro viaje al final lo planeaste con ella. No pienso extrañarte y estoy segura que no lo haré porque ahora me he dado cuenta lo que valgo y lo importante que soy. Gracias por nada y por todo. Aprendí mi lección: siempre hacerle caso a mi intuición.