Mucho de nosotros, por no decir todos porque habrá uno que otro, no podemos vivir sin la música. La música es el lenguaje del alma que expresa lo que uno siente realmente. La melodía nos envuelve en una euforia de letras que hablan de lo que uno siente en su interior y que no encuentra las palabras perfectas para expresarlo. La música lo puede hacer por nosotros, es capaz de hablar por uno.

Es capaz de darnos el valor de intentar algo que ya lo veíamos perdido, nos da valorar para declararnos hacia ese amor, nos da la fortaleza para alzar la voy y decir lo que queremos, nos inspira a crear más y ser parte de la creación de la sociedad para tener así un mundo mejor.

Cada melodía que escuchamos nos envuelve al compás de su ritmo, llenándonos de energía positiva, haciéndonos llorar cuando no podemos pues la música es capaz de hacernos botar una lágrima, sentir, experimentar y vivir. Más que todo vivir en armonía con nosotros mismos, para comprender el mundo, la faceta que nos muestra el amor sobre la vida. La vida misma que nos dice que no todo está perdido, que mientras haya esperanza siempre habrá un motivo para ser feliz.

No puedo imaginarme un lugar en donde se prohíba la música, en donde nadie escuche nada. En donde nuestras almas se gasten con lo cotidiano y exigente que es la vida. Nos sentiríamos consumidos por la rutina y la falta de brillo e nuestra vida. Sin expresión, tan sólo secas expresiones que no nos causa nada, ni una pisca de vibra en nuestro cuerpo.

La música es el complemento del alma, ese cosquilleo que sentimos por el cuerpo son producido por el compás de las melodías que nos ofrece la música. Es la forma en como nos podemos comunicar con sinceridad, en donde decimos lo que pensamos a través de esas letras de esa mezcla de melodías que nos ofrece los instrumentos. Es maravilloso que este lenguaje exista en nuestra vida, dándonos una fortaleza para poder sentir, para ser feliz, triste, enamorarnos, desenamorarnos.

Existe un tipo de música para todo, hasta para cuando te sientas aburrido existe música que te anima. El lenguaje del ritmo puede ayudarnos a alimentar nuestra alma y poder tener un conocimiento más extenso de nuestros sentimientos, conocernos más. Además, que cada género nos define como somos. Algunos pueden preferir las melodías rudas con fuertes gritos, otros pueden preferir las suaves y pasivas melodías, otras prefieren que tenga mucho más melodía que letras y viceversa. Existen varios tipos para todas las diferentes personas que existen en el mundo.