Debemos ver el lado bueno de los rechazos, ya que estos nos vuelven personas mucho más fuertes, pudiendo soportar todo eso que puede destrozarnos pero con el tiempo te das cuenta que esa fortaleza puede ayudarte a que cuando vivas un rechazo, sea de cualquier tipo, puedas salir victorioso y decir “esta vez no fue para mí, pero una próxima será”. Los rechazos nos enseñan que no todo lo que queremos lo vamos a tener y que hay que luchar mucho para llegar a obtenerlo.

Ads

Establece una diferencia entre lo que eres y lo que haces

Existe mucha diferencia en decir: “He fracaso en esto” y “Soy un fracaso”. En primer caso te estás centrando en un comportamiento, evaluándolo como erróneo o incorrecto. Mientras que el segundo caso te centras en ti como persona, considerándote un perdedor y defectuoso, sin valor. Es obvio que lo último te va a ser sentir mucho peor, minimizando tu autoestima y deprimiéndote. Por lo tanto, si alguien te rechaza por cometer un error piensa en el error, todos somos humanos y los cometemos y eso no te hace una persona inferior y despreciable. Tú no eres tus errores.

Ads

No confundas las opiniones con los hechos

Si alguien tiene una mala opinión de ti, no quiere decir que sea cierto. Es tan sólo una opinión. Si no le gustas a alguien, es su problema no el tuyo. No eres monedita de oro para caerle bien a todo el mundo. Así que deja de querer gustarle a todo el mundo, es mejor que te quieran como eres a ese grupo no tan grande personas, pero te quieran de verdad.

No dramatices

Ads

Mucho de nosotros buscamos tragedias donde sólo hay inconvenientes o, como suele decirse, hacer una montaña de un grano de arena. Si has metido la pata, has dicho alguna tontería o has cometido un error, no lo veas como una tragedia, sino como un suceso desagradable, uno de tantos. Sólo aprende de ellos.

Adopta una actitud de aprendizaje

Aprende de los errores cometidos y de los rechazos, de manera que lo hagas mejor en un futuro. Los errores pueden darnos información extra de lo que no debemos hacer. Por lo tanto, céntrate en lo que necesitas aprender y olvida lo que sucedió.

No te tomes tan en serio

Deja de pensar que eres perfecto, ya que ese deseo puede venir de una baja autoestima. Es decir, si dudas de la capacidad que tienes y piensas que hay algo malo en ti, te tomarás demasiado en serio un rechazo. Es por ello, que debes mejorar tu autoestima y la relación que mantienes contigo mismo. Si no te aprecias y te tratas bien, no esperes que los otros lo hagan.

¿Es real o imaginario?

Ads

Muchas veces el rechazo no es real, sino es más bien un miedo a ser rechazado, o una tendencia a juzgarnos muy duro. Puede que cometamos errores, una torpeza o digamos algo que podemos arrepentirnos, pensando que la persona puede tener una mala opinión de ti, pero tal vez no sea cierta. Puede que no se haya dado cuenta de lo que hiciste, tal vez se centró en la totalidad de la situación y le gustó. Así que deja de dramatizar y considerar cualquier idea que pase por tu mente como su fuera un hecho real, sino tan sólo una hipótesis que puede ser cierta pero también puede ser falsa.