Algunas personas afirman, quererse, amarse y respetarse, y otros ni siquiera consideran preguntárselo, nuestras acciones y decisiones son las que determinan el nivel de valor e importancia que nos damos.

Las relaciones muchas veces pueden revelar el grado de aprecio y valor que nos tenemos a nosotros mismos. También el tipo de persona con la que nos relacionamos, con las cuales nos identificamos  y a quienes nos resulta sencillo hacer parte de nuestra vida por períodos de tiempo importantes, se comportan con nosotros como nosotros mismos lo hacemos.

Podemos no estar de acuerdo con eso, pero si nos vemos sometidos  en una relación en el cual somos constantemente maltratados, ignorados y hasta a veces humillados, y sin embargo, permanecemos en la relación, es un claro resultado del trato que nos damos a nosotros, y esto quiere decir que no nos apreciamos lo suficiente para establecer  los límites en nuestra relación.

Ads

Cuando logramos amarnos y respetarnos, no resulta una decisión tan complicada abandonar una relación que nos haga sentirnos mal, no nos llene o nos haga sentir sin valor alguno. De hecho, nos volvemos expertos en detectar una situación de riesgo, que pueda afectar nuestra integridad.

Tenemos que amarnos a nosotros mismos y no pretender que alguien más haga lo que nosotros debemos hacer, ya que el amor propio siempre será irremplazable. Claro que podemos tener personas que nos amen poro no podemos sobrevivir del afecto que los demás nos regalan.

En cambio, cuando no logramos amarnos solemos depender del cariño de los demás, no logramos ser capaces de nutrirnos nosotros mismos, y por eso estamos en la búsqueda de algo o alguien que nos llene, creemos que es necesario algún complemento, que algo falta y no sabemos que lo que nos falta es amor a nosotros mismos.

Cuando empezamos a querernos de manera sana, poco a poco aprendemos a cuidarnos y valorarnos, veremos cómo van produciéndose los cambios en nosotros mismos, y así sucede que logras cerrarles la puerta a esas personas que ya no serán bienvenidas a tu vida.

Ads

Nadie merece estar con una persona que lo menosprecie y lo haga sentir débil, todos merecemos a una persona que este a nuestra altura, y para eso tenemos que empezar con nosotros mismo. Si tú conoces a una persona de la que percates que no se ame, dale unas palabras de aliento, y dale a saber lo mucho que vale, te aseguro que esa persona puede que más adelante te lo agradezca.