Desde la adolescencia, algunos mucho más pequeños, tienen su primer amor. Compartimos de todo con esa persona, experimentamos y obviamente nos encariñamos porque estamos constantemente con ellos/as. Pero como somos personas inexpertas sufrimos más por no saber controlar nuestros sentimientos. Volviéndose una cruz que cargados hasta hacernos mayores. Y a pesar de ser expertas seguimos sufriendo por amor, por eso te damos unos consejos para tener las riendas de la situación y el sufrimiento sea mínimo.

Tú tienes el control de la situación

Si te encuentras en una relación que te hace sufrir, tienes que tener el poder de romper con esa persona. El sufrimiento se prolonga en muchos casos porque el propio protagonista se posiciona en la situación como si tuviese que seguir allí eternamente.
Tienes que ser consciente de la situación, si tu relación es negativa tienes que tener la iniciativa de poder terminarla.

Aprende a pedir

Por mucho que te quiera de verdad, nadie tiene el poder de leer tus pensamientos.
Para evitar sufrimientos innecesarios es muy importante que aprendas a expresar tus necesidades en cada momento.
Muchas frustraciones se curan cuando mejoras la calidad de tu comunicación y clarificas cualquier duda.

Aprende de los errores

Es bueno equivocarse para poder aprender de las experiencias, de lo contrario, correrás el riesgo de volver a caer en lo mismo. La experiencia de vida forma parte de tu historia, tú tienes que reflexionar sobre ellas. Aprende del pasado, pero sin traer el ayer al presente.

 

La clave para dejar de sufrir por amor, es amarnos. Tener el suficiente valor para no estar con una persona que nos hace daño, de poder estar sola/o y disfrutar de los placeres de la vida sin tener a alguien a nuestro lado.