A causa de la naturaleza femenina, constante e inconscientemente, adopta roles distintos frente a un hombre y los demás que le rodean. Puede que adopte el rol de “niña” para su amor platónico o media naranja, así como el rol de “mamá” para un tercero, y hasta un “paño de lágrimas” para ese hombre que no teme dejar a la luz sus fracasos y quejas frente a esa mujer.

Todo rol tiene sus pros y contras, sin embargo, hay unos que pueden ser más dañinos que otros y deberías evitar si no quieres destruir tu relación.

  1. Tímida

Regañarse por tontos errores y hablar de ti en forma peyorativa, refleja un enorme descontento hacia ti misma y al mismo tiempo, incentiva al hombre a evitar elogiarte por tus propios logros. No hagas que la atención de ese hombre se concentre en tus deficiencias y defectos, hazle saber que eres lo suficientemente buena como para merecer sus buenos comentarios, de tal modo, aprende a aceptar sus cumplidos con dignidad sin disminuir tus virtudes.

Ads
  1. Mamá.

Ser “mandona”, o asumir el papel de mamá, es algo muy distinto a ser preocupada. Hay que saber que la pareja que escogemos debe ser un adulto responsable y consciente de sus propias acciones, por lo que no necesita que le recordemos cuándo comer, cómo vestirse o recordarle siempre tomar sus medicinas. Esta sobreprotección puede ser muy dañina sobre todo al inicio de la relación.

  1. Niña.

“Usar una voz infantil” o actuar como niña ingenua y malcriada, puede que resulte encantador en pequeñas dosis, pero si lo tomas como un comportamiento constante puede volverse ridículo y llenar de estrés a tu pareja. Tarde o temprano, los hombres se cansan de estos comportamiento, ya que ellos buscan una mujer y no una niña para tener una relación seria.

  1. Salvadora.

Esto no destruye una relación, más bien, es el intento de construir algo sobre escombros. Intentar reparar el corazón de alguien lastimado y sin esperanza, es una perdida de tiempo mientras él o ella están mentalizados a nunca dar un paso hacia el frente. Hace falta un esfuerzo monumental para sacar a alguien de este estado depresivo. En caso de que lo logres, nunca le reproches todo lo que has hecho por esa persona, porque eso puede hacerlo volver a caer en ese estado del cual tanto le costó salir.

  1. Víctima

Hacerse la víctima es el arma del débil. Atraer el corazón de alguien por medio de la lástima, es la peor manera de llamar la atención. El amor que se crea a partir de la lástima es frágil y se derrumbará en la primera tempestad.

Ads
  1. La manipulada o manipuladora.

Tarde o temprano, este papel pierde el manto que lo cubre. Estar en el papel de manipulada, de humillada y pisoteada, es igual de mal que estar en el papel de manipuladora y humilladora. Esta actitud se sostiene mientras el corazón ame ciegamente, pero lo que no sabe alguien que interpreta este papel es que, aunque el corazón tarde en dejar de amar, puede cansarse rápido de ser lastimado.