Las palabras son el vehículo del pensamiento. Incluso, cuando decimos cosas “inconscientemente”, hay una pequeña parte de nosotros que lo ha pensado. Los te quiero se hicieron para darse, para recibirse, para sustentar las acciones y para simplemente sentirnos bien. Ahora, te damos 5 razones para que no dejes de decir te quiero.

  1. Decir te quiero alimenta el alma. Las palabras son infinitas y cada gesto que realizas porque te nace del corazón, enriquece el espíritu y la mente. Recuerda que la única manera de ser realmente felices, es dando riquezas al alma.
  2. Aunque uno piense que solo con las acciones, tu pareja, familiares o amigos, ya saben que les quieres; decirlo les dará una sensación de bienestar y te asegurarás que sí lo sepan.
  3. Decir te quiero constantemente es un reflejo de que, por dentro tenemos tanto, que necesitamos sacarlo fuera.
  4. El amor es un fin, es un estado en el ser humano y es una razón de felicidad. Darlo y recibirlo por medio de palabras y acciones, es una manera de asegurarnos que el cariño que sentimos, trascienda en los demás. No se requieren grandes regalos materiales, un “te quiero”, a veces es suficiente, porque los corazones grandes, se llenan con poco.
  5. El tiempo y el cariño, pueden ser aliados o enemigos. El decir te quiero asegura al otro, que nuestro amor por él o ella, prevalece en el tiempo.