Las personas que han superado una depresión no son superéhores ni superheroínas. Pueden ser amigos, familiares, compañeros de trabajo o incluso niños que se han dejado tratar y que han aprendido el difícil proceso para poder encarar la vida desde otro punto de vista.

La depresión es una enfermedad crónica, requiere de mucha inteligencia, compromiso y habilidad en la gestión en cuanto a sentimientos, emociones y pensamientos. Implica tener que aprender a vivir con esa sombra, pero no dejar que esa misma los defina en ningún momento.

Hoy te mostraremos 5 estrategias para lidiar con la depresión.

Las estrategias
  1. Luchan en contra de la apatía con nuevos intereses

Tristeza, pérdida de interés y apatía. Con esto lidia una persona con depresión todo el tiempo, se dejan llevar por ello y los lleva a la deriva, quedan atrapados en una red que le da mucho más poder a la depresión. Lo que los ha ayudado a salir de esto es:

  1. Buscar nuevos intereses: Buscan hacer cursos, talleres o actividades recreativas con otras personas que aporten algo nuevo en su vida.
  2. Cambian de manera repentina la rutina para hallar nuevos incentivos.
  3. Comienzan a compartir con personas positivas que pueden llegar a ser buenos amigos.

 

  1. Se levantan con un propósito

Levantarnos sin una meta es dar ese día por perdido. Si abres los ojos a una nueva mañana sin ningún tipo de motivación es iniciar toda esa jordana con el corazón y el alma apagada.

Para evitar cualquier tipo de recaída, lo mejor es establecer un propósito que te levante cada día. En ocasiones, puedes utilizar cosas tan simples como tener la tarde solamente para ti, comprar un libro, reservar un viaje, salir con alguien, pero que nunca se pierda la motivación de despertar.

  1. Han aprendido a decir que “no”

Las personas que sufren de ansiedad y depresión, probablemente dependan mucho de las personas y nunca digan que no, debido a que creen que pueden con todo. Además, ayudar a todos los demás es sinónimo de bondad y esto los llena positivamente. Sin embargo, el exceso de los “sí” puede ser desgastante emocionalmente, por ello, siempre es mejor decir que “no” cuando realmente no estás dispuesto a hacer algo que no puedes o no quieres hacer.

  1. Hacer ejercicio todos los días

El ejercicio, aparte de liberar calor, también libera emociones y tristezas, debido a que la mente está ocupada trabajando en físico y comienzas a dejar de lado aquellos pensamientos tristes y depresivos para comenzar a hacer algo por tu salud física y espiritual.

  1. No a los disparadores

Las personas que han sufrido de depresión, saben que los malos pensamientos son como una bola de nieve, comienzas con uno y de repente ¡boom! Tienes demasiados en tu mente, eso es por aquellos disparadores de pensamientos negativos. Lo ideal es siempre saber reconocerlos y alejarte de ese pensamiento, tratar de que no se adueñe de tu cuerpo ni de tu mente, simplemente ser un mero espectador de este y dejarlo ir, sin pensar en nada más.