¿Qué tienen en común los grandes pensadores?

No es por suerte que los grandes pensadores lograron tanto descubrimientos a lo largo de la historia. Pues detrás de estos descubrimientos hay una serie de actitudes que les llevan a formular teorías capaces de revolucionar el pensamiento de su época.

Valiéndonos de las conclusiones de diferentes investigaciones, podemos afirmar que existen actitudes presentes en la mayoría de los grandes genios de la historia. Así, Arquímedes, Newton, Picasso, Einstein, Galileo, da Vinci, Beethoven dejaron grandes contribuciones para la historia, pero no lo hicieron sin una gran pasión, formación y esfuerzo por aquellos campos en los que hoy se les reconoce.

1.-Las grandes mentes son impulsivas y curiosas

Esta afirmación lo da el profesor, Mihaly Csikszentmihalyi, quien entrevistó a más de 90 mentes brillantes de nuestro tiempo para su libro Creatividad. Entre ellos estaban más de 10 Premios Nobel.

La conclusión a la que llegó fue que los grandes pensadores son capaces de alumbrar obras privilegiadas al alcance de muy pocos, gracias a que están y se sienten fascinados por su trabajo. Esta fascinación les lleva a ser impulsivos y curiosos, por lo que ansían saber más y trabajan en ese sentido de forma incansable.

2.- Dedican muchas horas a su especialidad

Dean Keith Simonton analizó en su estudio más de 300 mentes excepcionales entre 1450 y 1850, incluyendo a Rembrandt o Leonardo da Vinci. De su investigación se dedujo que no era el expediente académico lo que más importaba.

Daba igual la educación formal recibida. De hecho, muchos mostraban un nivel medio. Es decir, que su expediente no influía realmente en su excepcionalidad, sino el trabajo en su campo concreto. Estudiaron por supuesto, pero gran parte de la información con la que contaron para hacer sus descubrimientos la habían adquirido de manera autodidacta y motivados por la pasión que sentían hacia el que terminaría siendo su campo de especialización.

3.- Críticos consigo mismos

Las grandes mentes demuestran una gran capacidad de autocrítica. Según el psicólogo Howard Gardner, personajes como Picasso o Freud muestran patrones laborales constantes de ensayo y error.

Tienen grandes mentes analíticas, detectan problemas, localizan soluciones y dedican buena parte del tiempo a sus objetivos. De hecho, no solo son creativos, sino también metódicos.

4.- Son sacrificados e incluso un poco neuróticos

Otra peculiaridad de los grandes pensadores es su capacidad de sacrificio. Se dedican constantemente a su obra. Muchos de ellos no son populares en su adolescencia, pues priman su curiosidad y sus intereses sobre la socialización.

Así pues, genios como Gandhi o Freud rozan la neurosis patológica debido a su entrega. No obstante su carácter suele inclinares a la soledad, algo que facilita su concentración sin duda, pero también que suelan caracterizarse por ser un tanto egoístas y maniáticos.

5.- Su objetivo es la pasión, no el dinero

Otro detalle por el que destacan los grandes pensadores es en su pasión por el conocimiento. Por ello no suelen trabajar por dinero, sino por pura pasión. Sienten placer en el proceso creativo, lo viven con vocación total y en la sensación que les produce su desempeño encuentran la mayor parte de su recompensa.

Estas cinco actitudes son muy comunes en las grandes mentes de la historia humana. Curiosamente, algunos psicólogos no destacan de ellos su talento, que existe, sino su pasión y su ansia por aprender. Su constancia y su capacidad para extraer información de los errores.

Fuente: La Mente es Maravillosa