Muchas veces los hombres juzgan a los demás más por lo que ven que por su inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos pueden comprender lo que ven. Es por ello, que la crítica siempre es expresión de quiénes somos y de lo que pensamos. En una crítica podemos ver los estereotipos y expectativas, y muchas veces hasta el estado de ánimo. Podemos tener una crítica más íntima de personalidad, a través de complementar desnudos ante el ojo más sensible.

Ads

Existen diferentes tipos de críticas:

– La crítica amigable

Ads

Estas personas son capaces de crear cierto vínculo emocional con el otro, por lo que la crítica es empática. Su objetivo es ayudar, proteger, motivar y/o desarrollar. Esta crítica está relacionada con el concepto griego “parresía”, que significa hablar con franqueza y libertad sobre el otro, aunque eso implique poner cierto riesgo.

– La crítica “objetiva”

Aquí se establece una distancia emocional y suele utilizar argumentos de carácter más abstracto e impersonal para poder fundamentar su opinión. Lo malo es que el objetivo es corregir y en muchas ocasiones se utiliza como excusa para encubrir la hostilidad, la envidia o resaltar la superioridad intelectual o moral. Muchas personas dicen lo que piensan bajo  esa apariencia de “objetividad”, que esconde la idea de que sólo ellos están diciendo la verdad, la perfección o saben cómo hacer las cosas bien.

Ads

– La crítica hostil

Aquí es cuando la persona ataca directamente a través de la crítica, sin reparar los daños que causa. Siendo aquí el objetivo el rechazar, culpabilizar, desacreditar o destruir directamente. No obstante, para lograrlo puede usar diferentes estrategias y no siempre son ataques frontales, por ello es difícil de poder identificar esta crítica. En el fondo estas críticas lo que expresan es una incapacidad de la persona, gestiona sus emociones. Es bueno aprender a acorazarse contra estas críticas ya que pueden causar mucho daño.