No existe una guía definitiva sobre ¿Cómo entender a una mujer? Pero si existen cientos de libros que más o menos intentan explicarlo.  Muchos de ellos omiten tema de aspecto social y biológico, como, por ejemplo, el por qué ellas viven 10 o 2 años más en promedio que los hombres. Pues bien, ahora conocerás otros 10 hechos inusuales sobre ellas que quizá, no conocías.

Las mujeres tienen mejor vista.

No se trata de si ven más enfocado, sino de que las mujeres tienen una mayor susceptibilidad a las formas y colores. Por ello, para un hombre, un color puede ser solo “blanco” incluso cuando existan 20 tonos del mismo, mientras que para una mujer puede ser un blanco mate, marfil, crema, pastel, blanco brillante y más.

No soportan tanto el alcohol.

La capacidad de contraer hepatitis o cirrosis, entre otras enfermedades producto del consumo de alcohol, es mucho más elevada en las mujeres que en lo hombres.

La madurez resulta atractiva.

No se refiere al tema mental, sino al corporal. Cuando una mujer es más madura, el instinto del hombre le advierte que esta mujer está en su estado más fértil. Lo contrario sucede con aquellas que consumen pastillas anticonceptivas, ya que estas quitan la fertilidad de la mujer y a los hombres pueden resultarle menos atractiva para mantener relaciones íntimas.

1814.

Esa es la cantidad de lápiz labial que una mujer podrá comer. Una mujer usa en promedio 533 labiales durante toda su vida, los cuales dejan residuos dentro de la boca que son digeridos por la mujer que los use. En total, la mujer traga alrededor de 1814 gramos de labial a lo largo de su vida.

Las mujeres no disfrutan de los riesgos.

Las mujeres, por naturaleza, toman menos riesgos que lo hombres, en todos sus aspectos de la vida. Esto se debe a que la parte del cerebro que tiene en cuenta el poder de las decisiones, es mucho más grande que el de los hombres. Esto hace que ellas tomen en cuenta mucho más los escenarios posibles luego de la toma de una decisión, haciendo que el riesgo no sea tan fácil de asumir como en los hombres.

Hacen subir de peso a su pareja.

Todos hemos conocido a alguien que ha engordado luego de conseguir una novia. Esto sucede cuando la mujer se encarga de cocinar. Instintivamente, la mujer intentará alimentar a su pareja lo mejor que pueda para mantenerlo “saludable”, ya que inconscientemente, para una mujer un hombre que esté fuerte, es un hombre potencialmente atractivo para la procreación.

Mejor elegante que estar cómoda.

La elegancia casi siempre estará por encima de la comodidad. Esto se debe a que socialmente, la mujer se ve más presionada a lucir elegante, que el hombre, haciendo que muchas sacrifiquen la comodidad por lucir elegantes.

Las inventoras olvidadas.

Si lo piensas, son mucho más los inventos reconocidos que han hecho los hombres, que aquellos que han hecho las mujeres. Esto se debe a que hace unos 100 años atrás, cuando la revolución de los nuevos inventos prosperaba, las mujeres no eran tomadas muy en cuenta por su intelecto dentro de la sociedad. Por ello, la mayoría de los inventos reconocidos, pertenecen a los hombres, no porque las mujeres no hayan inventado nada, sino que nunca tuvieron un reconocimiento justo.

Ahora bien, recordemos que para dicha época, hablamos de 1920 hacia atrás, las mujeres tenían un papel más “pasivo” dentro de la sociedad. Entre los inventos que se le acuñen a las mujeres están los “limpiaparabrisas”, pañales, las bosas de papel, el vidrio no reflectante, el lavavajillas y hasta los cubos de basura con pedal.

Como verás, muchos de sus inventos se dirigen al ámbito del aseo, y esto es precisamente porque ellas tuvieron una mayor relevancia en los quehaceres del hogar que dentro del ámbito de la ingeniería, negocios y más.

Un mejor olfato.

El olfato es imprescindible para la supervivencia de muchos seres vivos, entre ellos, el ser humano. Las mujeres eran recolectoras de alimento nato desde la era de piedra, y esto no es por un tema social, sino que ellas lograban determinar con mayor facilidad qué alimentos eran o no aptos para su consumo gracias a su agudo olfato.

Sexto sentido.

Aquello que se conoce como sexto sentido, tiene cierto nivel de realidad.  La verdad es que las mujeres tienen la región del cerebro encargada de generar interpretaciones, más desarrollada que el de los hombres. Por esto, interpretar palabras o gestos, resulta mucho más fácil para las mujeres, lo que las convierten en líderes sociales natas, con una habilidad de relacionarse mucho más elevada y una capacidad de interpretar el futuro más acertada que el de los hombres.

 

Ads