Tener relaciones íntimas puede ser un placer carnal algo superfluo, si lo ponemos en contraste con “hacer el amor”. Pero, según los especialistas en las terapias de pareja, no es tan banal como parece. Mantener relaciones íntimas puede liberar un anticuerpo llamado IgA, que funciona como un protector natural contra infecciones. Además, los efectos psicológicos y físicos en el área muscular y esquelético, aumentan también la salud de quienes lo practican.

  1. Tensión muscular y estrés.

A causa de la actividad física y la sensación de tranquilidad que se obtiene al terminar, tener relaciones íntimas puede reducir enormemente los niveles de tensión muscular y estrés.

  1. Dolores de espalda.

Para las mujeres, la estimulación del clítoris puede tener efectos analgésicos sobre la zona baja de la espalda que se prolongan por días. Esto puede ayudar a enfrentar los dolores provocados por la menstruación, calambres, artritis y demás.

3. Insomnio.

Si logras mantener relaciones por un tiempo entre 13 y 15 minutos, esto te ayudará a conciliar el sueño, no por cansancio, sino que los estudios demuestran que este es el tiempo ideal para mantener relaciones y que el cuerpo entre en un estado de relajación profunda al terminar.

4. Gripe.

Como se mencionó, la intimidad con tu pareja libera algún tipo de anticuerpo que es natural al entrar en contacto directo con las partes íntimas de otra persona. Esto a fin de evitar algún tipo de infección. Al mismo tiempo, ayuda a disminuir la gripe provocada por alguna infección ya existente.

  1. Algunos problemas de la piel.

Las toxinas que se liberan de la felicidad, como la testosterona, ayudan a mantener la piel más “jovial”.

  1. Cáncer de próstata.

Si bien las relaciones íntimas no curan el cáncer, pueden prevenirlo. Las investigaciones demuestran que las eyaculaciones frecuentes pueden reducir drásticamente el riesgo de padecer dicha enfermedad.

  1. Problemas cardiacos.

Tener intimidad, aumenta el ritmo cardiaco y somete al corazón a una rutina de ejercicio intensa. Esto, a corto, mediano y largo plazo, beneficia la salud de tu corazón.

  1. Dolor de cabeza.

Las relaciones íntimas pueden liberar endorfinas, las cuales trabajan como analgésicos naturales. Así que el dolor de cabeza no sea una excusa.

  1. Depresión.

Bajo el mismo principio del efecto anterior, las relaciones pueden tener efectos en el cerebro que estimulan la liberación de químicos, los cuales favorecen al estado de ánimo y humor del cuerpo.

10. Incontinencia.

Finalmente, el fortalecimiento de la pelvis promueve a que los problemas de pérdida de la orina que vienen con la edad, se retrasen o supriman por completo.